Cómo puede ayudar la Fisioterapia oncológica a los pacientes con cáncer. #DiaMundialContraElCancer

  • EL objetivo de la Fisioterapia es mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de los pacientes
  • La Fisioterapia no hará que hayan menos casos de cáncer pero sí que puede mejorar la calidad de vida de los pacientes

Uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres sufrirán un cáncer a lo largo de su vida. De hecho las enfermedades oncológicas son la segunda causa de muerte a nivel mundial, justo por detrás de las circulatorias. Por sexos, los más habituales son el cáncer de próstata, pulmón y vejiga, en los hombres, y el cáncer de mama, colon, útero y pulmón en las mujeres.

 

Más casos pero más supervivientes.

El aumento de la esperanza de vida y las técnicas de detección precoz hacen que año tras año aumente el número de afectados. A nivel estatal, la afectación anual es de 200.000 casos y todo indica que en las próximas décadas en número aumentará un 70%. Pero, al mismo tiempo, también aumenta el índice de supervivencia gracias a los avances en los tratamientos y a los programas de cribaje, que facilitan un diagnóstico precoz.

Calidad de vida afectada

Padecer un cáncer altera todas las dimensiones de la persona: a nivel físico y emocional, familiar, laboral, social e incluso espiritual, tanto por la propia enfermedad como por los efectos secundarios de los tratamientos, que afectan la funcionalidad y la calidad de vida. Con todo, una de las disciplinas que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer es la Fisioterapia.

 

El papel de la Fisioterapia oncológica

La Fisioterapia, en tanto que profesión sanitaria, puede ayudar a las personas con cáncer en todas las etapas del proceso oncológico. Incluso antes de que se inicie. Algunas alteraciones donde la Fisioterapia tiene un papel importante son:

  • La pérdida de fuerza provocada por algunos tratamiento o el encamamiento
  • La dificultad respiratoria provocada por la enfermedad por los efectos secundarios de los tratamientos.
  • La incontinencia urinaria provocada per tratamientos como la cirugía o la radioterapia.
  • La alteración en la movilidad articular i el linfedema secundario a la cirugía y la radioterapia.
  • El dolor.
  • La osteoporosis provocada por algunos tratamientos
  • Las alteraciones del equilibrio y coordinación provocadas por algunos tumores y por la quimioterapia o la radioterapia.
  • El cansancio.
  • Los problemas en la piel y las cicatrices por la cirugía.
  • Cuando la enfermedad está muy avanzada y en el momento, si es el caso, de los cuidados paliativos.

Mejorar la funcionalidad y la calidad de vida del paciente

“Seguramente no es el ámbito más conocido, pero cabe decir que la Fisioterapia tiene mucho que aportar a las personas que sufren o han sufrido una enfermedad oncológica”, asegura Carolina Garcia Cabeza, coordinadora de la Comisión de Onco-Hematología y Cuidados Paliativos del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña (CFC), con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, que se conmemora cada 4 de febrero.

“El objetivo de la Fisioterapia es mejorar la funcionalidad y la calidad de vida del paciente. Siempre trabajando en equipo con diferentes profesionales de la salud y desde el acompañamiento al paciente y a las personas de su entorno” dice Garcia Cabeza. Y añade: “No podemos hacer que haya menos casos de cáncer, pero sí que podemos mejorar la calidad de vida de las personas que lo sufren”.

#DiaMundialContraElCancer